NovedadesMotor

Información del mundo del motor actualizada

Una segunda oportunidad

Deja un comentario

Aquellos que no han disfrutado con la conducción de un camión no saben lo difícil que puede llegar a ser desprenderse de uno de ellos. Bien porque nuestra máquina haya llegado al final de su vida útil, bien porque hayamos sufrido una avería costosa, bien porque hayamos tenido la desgracia de experimentar un accidente, la venta de un camión supone un paso complicado y, en ocasiones, difícil, porque se puede dar la circunstancia de que desconozcamos dónde y cómo llevar a cabo esa transacción económica.

Actualmente los recursos que podemos encontrar en la red nos permiten comprar piezas de todo tipo para nuestros vehículos y, además, poder venderlo completo. En sitios como desguacescamiones.net nos ofrecen ambas posibilidades. Por un lado podemos adquirir recambios de todo tipo con el mejor precio y la absoluta certidumbre de su buen funcionamiento y por el otro lado podemos vender nuestro añorado y querido camión y percibir por ello un dinero que nos va a venir bastante  bien, habida cuenta de los tiempos que corren.

Y es que no es fácil encontrar repuestos baratos y de confianza para nuestras máquinas. Un camión es un vehículo con una mecánica muy afinada y compleja… que puede darnos un susto, bien en forma de avería cara, bien en forma de disfunción problemática. Es ahí donde entra la opción de adquirir piezas en un desguace, con la certidumbre de que estamos comprando un material en buen estado, totalmente funcional y lo que es más importante, a un precio inmejorable.

Y una vez arreglado nuestro vehículo, solucionados todos los problemas y habiéndonos ahorrado unos euros, podemos volver a sentir la emoción de sentarnos al volante, acariciar los mandos, encender el contacto suavemente y oír, como un coro angelical, el ronroneo del motor que vuelve a la vida. Tras certificar que todo funciona como debe, metemos primera, aceleramos suavemente y comprobamos con satisfacción que nuestro camión, ese que tanto nos gusta, ese que nos ha llevado a todas partes de Europa y de España, ese que aún tiene que devorar kilómetros y kilómetros de asfalto, responde con prontitud. Y entonces sonreímos, con esa mueca tan característica que solamente pueden esgrimir los que han disfrutado de la conducción de un tráiler.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s