NovedadesMotor

Información del mundo del motor actualizada

No busques a ciegas

Deja un comentario

Llueve. Seguramente no es el mejor día para que lo haga, pero llueve. Una fina cortina de agua empapa el suelo y convierte la ciudad en un caos aún mayor de lo que ya lo es habitualmente. Los coches avanzan con lentitud en medio de un carrusel de luces rojas que, de repente, intensifican su color antes de que los coches, cansados del atasco, se detengan por enésima vez. Es lunes o martes, qué más da. Lo que importa es que te encuentras dentro de esa marea automovilística, atrapado en el ojo del huracán y sin posibilidad de escape. Por sexta vez vuelves a prometerte empezar a usar el transporte público.

Es entonces cuando tu coche, en mitad de ese día plomizo y grisáceo, se para. Así, de sopetón. Quitas el contacto y vuelves a ponerlo, pero el vehículo se niega a responder. Vuelves a intentarlo y nada. Los conductores que vienen detrás de ti comienzan a asociarse y, como en un orfeón mal afinado, te dedican un concierto en si bemol para claxon e improperios. Comienza una pesadilla que no sabes cuándo acabará.

Llamas a tu aseguradora y tras hablar con tres o cuatro robots consigues que una operadora te escuche y te asegure que la grúa ya está de camino. Una hora y varios litros de agua después, efectivamente, eres remolcado por el vehículo de servicio técnico hasta un taller en el que se ofrecen a arreglarte el coche. Parece que, por fin, este día tan oscuro está terminando…

Pero te equivocas. El dueño del garaje, que desconoce la fiabilidad y servicio que ofrece desguaces de la provincia de cuenca, afirma que se ha roto una pieza importantísima cuyo nombre no logras recordar y que, lamentablemente, no hay disponibilidad de la misma… Una avería es un problema serio que, no obstante, puede solucionarse si sabes buscar. En estos casos no hay que dar palos de ciego, pero parece que ese no va a ser tu caso hoy. Es entonces cuando, impotente, vuelves a jurar en arameo mientras observas el gotear incesante de las gotas de agua que caen, indolentes de tu carrocería. Sí, efectivamente, llueve. Seguramente no es el mejor día para ello, pero lo hace.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s