NovedadesMotor

Información del mundo del motor actualizada


Deja un comentario

Un elemento importante: la batería

Pocas veces somos conscientes de la importancia que tiene la batería en el esquema general de los automóviles. Hablamos de un elemento esencial de nuestro vehículo que puede gastarnos una jugarreta si prescindimos de aquellos cuidados necesarios para que siempre esté operativa. Revisar el nivel del agua, tener los bornes limpios y engrasados, comprobar las conexiones, todo ello lo puedes hacer de forma rápida. Y para aquellos casos en los que la batería se haya descargado, lo mejor es que sigas estas recomendaciones para poner de nuevo en funcionamiento un elemento tan pequeño como esencial.

Anuncios


Deja un comentario

Una llamada que puede ahorrarnos dinero

Ahora que los tiempos requieren una actuación decidida en lo tocante a ahorrar dinero, cualquier cosa que hagamos y que nos conduzca a ello es bienvenida. Si hace unos años desdeñábamos los consejos que se nos daban para ahorrar gasolina, ahora siempre llevamos la ventanilla subida cuando circulamos por vías interurbanas, nos preocupamos por tener los neumáticos bien inflados, echamos combustible en aquellos surtidores con el precio más bajo y solemos conducir evitando los acelerones y los frenazos bruscos. En definitiva, somos más conscientes que nunca de lo importante que es la conducción responsable.

Además de que todo ello redunda en favor nuestro, también lo hace en beneficio del planeta, puesto que esa manera de movernos entre el tráfico permite a nuestro  vehículo reducir las emisiones, consumir menos gasolina y desgastar menos neumáticos. Todo sea por dejar la Tierra de una manera más o menos adecuada a las generaciones futuras.

Pero también se puede ahorrar de otra forma: llamando por teléfono. No, no nos referimos a que elijas un operador más barato que el que ahora tienes, sino a la posibilidad de solucionar tus averías a través del celular, de forma hablada o recurriendo a la Red. En efecto, existen muchas maneras de reunir la información en Internet que resultan muy útiles si estamos buscando cualquier cosa en particular, y en el caso de necesitar un repuesto la cosa es sencilla, ya que tenemos una página que nos ofrece los numeros telefonos desguaces para que no tengamos que preocuparnos nada más que por hallar la pieza necesaria para llevar a cabo nuestra reparación. El resto lo gestiona la propia página. Útil, ¿verdad?

Y es que ante una rotura del motor o una disfunción del aire acondicionado debemos ser conscientes de la facilidad y practicidad que ofrecen estos sitios de recambios de ocasión. La enorme variedad de la oferta y su excelente calidad los han convertido en una buena opción para poder darle a nuestro coche una segunda oportunidad. Y viendo cómo funciona el mundo de la economía, es fácil que después de esa segunda tenga que venir una tercera. Lo bueno es saber que, tanto en un caso como en el otro, estaremos ahorrando un dinero muy interesante, que es de lo que se trata.


Deja un comentario

Reconocer un buen servicio

Habíamos pensado hacer un artículo resumen de algunas cuestiones de interés sobre el mundo del motor y ofrecértelo como regalo de Navidad, pero queríamos enfocarlo en el tema de las Inspecciones Técnicas de Vehículos, sobre todo porque a veces nos asaltan dudas sobre la calidad de un buen servicio. Para intentar despejarlas vamos a echar un vistazo a este tema tan interesante como desconocido.

Una primera cuestión de interés es el recurso de Internet. Es obvio que hoy en día todo o casi todo se puede encontrar en la Red, y tenemos a nuestra disposición recursos online que nos recuperan información de divreso tipo. Por ejemplo, si quisiéramos saber las opiniones que tiene la gente sobre las inspecciones en Cataluña, podríamos entrar en www.itvtarragona.es y leer los comentarios que los usuarios de este servicio han vertido en dicha página. Esto es interesante porque aunque muchos de ellos no son, naturalmente, muy técnicos, sin embargo nos ponen sobre la pista de las mejores estaciones para pasar la ITV.

Otra cuestión es el interés que se le dedica a todos los elementos del vehículo. Y en este caso sí que hay que ser exigentes, porque aunque creamos que una inspección más liviana o superficial nos beneficia, lo que en realidad puede acabar ocurriendo es que ésta acabe por enmascarar fallos importantes en nuestro coche que pueden provocar un accidente o una avería grave. Por eso hay que estar pendiente del mecánico y exigirle una atención personalizada y completa.

A la hora de pasar el vehículo por el foso y por las pruebas de esfuerzo también tenemos que ser conscientes de lo mucho que significa que se hagan con corrección. Puede parecer que hemos salido ganando si el mecánico no ha advertido que el freno izquierdo funciona mal, pero cuando estemos en carretera y una frenada desigual nos lo haga pasar mal tal  vez nos acordemos de ese momento.

Por último, no te olvides de revisar absolutamente toda la documentación. No serías el primero al que le han dado la de otro vehículo o que se la ha dejado en el mostrador. Presta atención a los detalles, comprueba que la foto ha salido bien y que la matrícula se lee sin problemas, revisa los parámetros que te han apuntado y una vez seguro, y sólo entonces, pon tu pegatina en la luna delantera de tu vehículo para certificar que tu coche está bien y para asegurarte de que has pasado una ITV con todas las garantías.


Deja un comentario

Una entrevista provechosa

Hoy queremos dejar constancia de una tendencia cada vez más recurrente entre los conductores de nuestro país: la utilización de recambios de ocasión. Alguna vez nos hemos referido a este tema en el blog, pero hoy vamos a hacerlo a través de una conversación que mantuvimos hace poco con el director de Desguaces online, una página muy práctica que reúne un listado de desguaces de España.

La primera cuestión que pusimos sobre la mesa tenía que ver con el actual estado del mercado del automóvil. Las ventas de vehículos nuevos (sobre todo en el sector de gama media, que es el que nos interesa) han experimentado tal descenso que la preocupación se ha instalado en el sector. De hecho, la patronal prevé algunos reajustes (otros los llaman directamente despidos) para este año 2013. Afortunadamente algunas fábricas han conseguido encargos importantes que aseguran la producción, al menos, para unos meses más.

Otro asunto que estuvimos debatiendo es el de la fiabilidad de los repuestos de ocasión. Algunos foros y especialistas del tema todavía mantienen dudas sobre este particular, pero la información que se nos proporcionó las despejaba todas: la fiabilidad no está comprometida. Estuvimos viendo gráficos de devoluciones por mal funcionamiento e informes de empresas de evaluación y seguimiento de calidad de piezas de repuesto. Y la verdad es que los datos ofrecidos no guardaban ninguna ambigüedad: la funcionalidad de todo este material no está, en ningún modo, comprometida.

También quisimos abundar en una materia poco o nada debatida, o al menos eso pensamos nosotros, cual es la atención al tratamiento selectivo de los desechos. Y en este campo también pudimos comprobar (comprobación in situ, porque la entrevista se llevó a cabo en un desguace) que las cosas se están haciendo bien. Desde luego que queda mucho por avanzar, pero el camino que se ha andado es bastante firme y se ha diseñado en la buena dirección.

Por último quisimos preguntar por las ventas de piezas de ocasión, y la respuesta no pudo ser más tajante: en ascenso. Esto también evidencia que no solamente la economía influye sobre el particular, sino que también lo hace el buen resultado que proporcionan los recambios de desguace. Al fin y al cabo si este negocio no funcionase o no proporcionara una buena opción nadie recurriría a él. Pero vista la cifra de negocios, hemos de concluir que las prevenciones, si acaso las tenemos, deber abandonarse.


Deja un comentario

Sensibilizados con el medioambiente

Muchas personas piensan que el hecho de tener una pasión tan determinada como el mundo del motor presupone que somos personas que visten monos sucios, llevan las manos llenas de grasa, queman gasolina por el mero placer de emitir humos y gases nocivos y, en general, perturban el equilibro del medioambiente con nocturnidad y alevosía.

Pensamos que a los seguidores de este blog no es necesario explicarles que no, que entre los conductores se va instalando cada vez más una conciencia verde y sostenible a través de la cual simultanear la conducción segura y eficiente y el respeto por la naturaleza. Las cifras no engañan: cada vez se compran más coches híbridos, revisamos las emisiones de nuestros coches en las estaciones ITV, no tiramos los neumáticos usados en contenedores de residuos orgánicos, realizamos los cambios de aceite en los lugares certificados para ello, etc.

Otro tanto podríamos decir de los profesionales que se dedican al mundo de los desguaces y de las piezas de segunda mano. Un ejemplo muy gráfico que lo que estamos afirmando lo constituye grúas Sant Jordi, una empresa de desguaces en Barcelona que tiene como misión la compra venta de vehículos y de piezas de ocasión teniendo presente la correcta manipulación de estos productos. Cada  vez más este tipo de profesionales siguen escrupulosas instrucciones que permiten la recogida de líquidos inflamables o contaminantes, la correcta recuperación de elementos de mecánica o de seguridad de automóviles siniestrados o de segunda mano y la asunción de cuantos criterios y recomendaciones se hacen desde el Gobierno español y la Unión Europa para conseguir un impacto medioambiental lo menos agresivo posible.

Lejos han quedado los tiempos en los que este tipo de negocios parecían un cementerio de coches en los que resultaba difícil, tal vez imposible, encontrar esa pieza que necesitábamos, y en los que los filtrados, los escapes y la mala gestión los convertían en yermos estériles en los que la contaminación era evidente. Hemos avanzado mucho en este terreno, y hoy podemos decir que de forma general empresas y conductores nos preocupamos por la correcta convivencia vehículos-naturaleza. Y la tendencia, claramente, es a mejorar, así que aunque el trayecto es largo tenemos ganas de recorrerlo. Todo sea por poder dejar a nuestros hijos un mundo habitable y verde.


Deja un comentario

Una segunda oportunidad

Aquellos que no han disfrutado con la conducción de un camión no saben lo difícil que puede llegar a ser desprenderse de uno de ellos. Bien porque nuestra máquina haya llegado al final de su vida útil, bien porque hayamos sufrido una avería costosa, bien porque hayamos tenido la desgracia de experimentar un accidente, la venta de un camión supone un paso complicado y, en ocasiones, difícil, porque se puede dar la circunstancia de que desconozcamos dónde y cómo llevar a cabo esa transacción económica.

Actualmente los recursos que podemos encontrar en la red nos permiten comprar piezas de todo tipo para nuestros vehículos y, además, poder venderlo completo. En sitios como desguacescamiones.net nos ofrecen ambas posibilidades. Por un lado podemos adquirir recambios de todo tipo con el mejor precio y la absoluta certidumbre de su buen funcionamiento y por el otro lado podemos vender nuestro añorado y querido camión y percibir por ello un dinero que nos va a venir bastante  bien, habida cuenta de los tiempos que corren.

Y es que no es fácil encontrar repuestos baratos y de confianza para nuestras máquinas. Un camión es un vehículo con una mecánica muy afinada y compleja… que puede darnos un susto, bien en forma de avería cara, bien en forma de disfunción problemática. Es ahí donde entra la opción de adquirir piezas en un desguace, con la certidumbre de que estamos comprando un material en buen estado, totalmente funcional y lo que es más importante, a un precio inmejorable.

Y una vez arreglado nuestro vehículo, solucionados todos los problemas y habiéndonos ahorrado unos euros, podemos volver a sentir la emoción de sentarnos al volante, acariciar los mandos, encender el contacto suavemente y oír, como un coro angelical, el ronroneo del motor que vuelve a la vida. Tras certificar que todo funciona como debe, metemos primera, aceleramos suavemente y comprobamos con satisfacción que nuestro camión, ese que tanto nos gusta, ese que nos ha llevado a todas partes de Europa y de España, ese que aún tiene que devorar kilómetros y kilómetros de asfalto, responde con prontitud. Y entonces sonreímos, con esa mueca tan característica que solamente pueden esgrimir los que han disfrutado de la conducción de un tráiler.